Proyectos

El Hombre detrás del Cartel

“Cuadro a Cuadro” fue una exposición colectiva presentada en el Museo de Cartago en junio del 2019.
La idea surgió en el “Taller Bastidor Solitario” de mi amigo Jorge Crespo donde siempre se cocinan proyectos colectivos además de platos exquisitos para las tertulias en el intermedio del trabajo. Invitada por mis amigos Li Briseño y Jorge Crespo, un grupo de grabadores nos dimos a la tarea de homenajear la época dorada del Cine Mexicano. Elegí rendir tributo con mi Libro Arte a Joseph Reanu, uno de los cartelistas más importantes de esa época que trabajaba con la técnica del fotomontaje cuando nadie imaginaba que “un día” iban a haber cámaras digitales, photoshop e Internet.
Mi mesa de trabajo y mi taza de té, o de chocolate caliente, son fieles acompañantes del proceso.

Autorretrato

En Abril del 2019 se realizó una Exposición Colectiva, “Autorretrato”, convocada y curada por la ArtFlow Gallery. Mi participación fue con un Libro de artista del mismo nombre. Comenzando siempre por el “Storyboard” y luego buscando los materiales y texturas que ayudaran a contar la historia narrada por las ilustraciones.  A lo largo del trabajo creativo se produjo un proceso de inmersión, de recapitulación, de liberación. Todo el tiempo estuve acompañada por la música que elige mi hijo para trabajar en el taller que compartimos, y también por su mirada crítica, profesional y solidaria.
Karen Clachar, amiga y dueña de la Galería, fue quien me sugirió que participara del proceso de selección con una obra que caracterizara mi trabajo reciente, el Libro Album, el Libro de Artista, ¡qué acertada! ha sido uno de los proyectos que más he disfrutado.

Mesa de trabajo 2020. Cuadernos, imágenes y textos.

El cuaderno, la experimentación de técnicas pictóricas y la escritura, son de alguna manera registro, documentación del proceso creativo que me ocupa. Es un espacio abierto, íntimo y libre donde no hay barreras para el juego, la imaginación y la estructuración de proyectos. A veces quedan dormidos en el papel, otras toman vida propia y se construyen desde otros espacios.

Todos los proyectos se fraguan en primera instancia en la mesa de trabajo con el cuaderno y un lapicero en la mano, y aunque ahí estarán las largas horas frente a mi ordenador, o frente al lienzo, o en el papel, ese primer momento de conexión es imprescindible.

Florencia 2018. "Impermanencia". Cast Oil Painting. Taller con el Pintor Eduardo Elizalde Brisuela

Hay momentos en la vida en que se siente al caminar como si estuvieras sobre una cuerda floja. El 2018 fue uno de esos momentos y literalmente  balanceádome de un lado a otro,   tomé la decisión de volar a Florencia y encontrarme con mi hijo. El había terminado sus estudios en la Angel Academy of Art de esa ciudad maravillosa, y entre sus actividades ofrecía talleres de pintura al óleo.

Y ahí estaba yo frente a mi hijo, en su papel de Maestro, explicándome cómo sería el proceso y cuál sería el “cast” que serviría de modelo. ¿Una calavera?. Mi primera reacción fue negarme, después…. pues lo narro en el video, así como el resultado final.  Solo puedo decir que me siento profundamente agradecida de ese tiempo, de lo que aprendí, y en especial de mi hijo, el pintor Eduardo Elizalde Brisuela.

Florencia 2018. Taller de Escultura. Estudio del Escultor Thor Larsen

La escultura, en particular, con barro, es un acto de creación muy particular. Experimentar con el retrato tridimensional con un modelo en vivo, es una experiencia que requiere la participación de todos los sentidos y particularmente el dejar que tus manos sean traductoras de la mirada, de la observación.  El taller del profesor Thor Laser estaba a unos metros del Domo. Después de más de una hora de caminata desde el apartamento donde estaba instalada a través de callecitas estrechas que se levantaban como museos cargados de obras de arte, llegaba al taller sintiendo muchas ganas de trabajar. Todo el proceso, desde la escultura en barro, el molde y el vaciado en resina fue una verdadera aventura de aprendizaje y siempre de espacios de introspección cuando me quedaba sola con la pieza mejorando lo que habíamos trabajado con el profesor.  Una experiencia única en un espacio, el taller, el Estudio del escultor, lleno de piezas escultóricas de todos los tiempos. Un privilegio en un año muy peculiar.