La Creatividad en la Evolución del Ser Humano

La historia de la evolución de los seres humanos es de alguna manera la historia de su creatividad. Nuestro desarrollo en todas las esferas ha estado acompañado de la observación, la adaptabilidad, la imaginación y la respuesta a través de la creación de cosas tangibles e intangibles para satisfacer nuestras múltiples necesidades. 

En el proceso de transformación constructiva no solo se transforman materiales e ideas, hay una transformación del individuo, y esta transformación no solo se ve a nivel de la larga evolución del desarrollo de la humanidad, sino que se observa en cada acto de creación por muy sencilla que esta sea.

A la pregunta de ¿qué es la creatividad?, los diccionarios responden de una manera un tanto ambigua, y la definen como: “originalidad, imaginación constructiva, generación de nuevas ideas o conceptos, de nuevas asociaciones entre ideas y conceptos conocidos, que habitualmente producen soluciones originales.” Y agregan una nota muy interesante: “la creatividad engloba procesos mentales entrelazados que no han sido completamente descifrados por la fisiología.”

http://es.wikipedia.org/wiki/Creatividad

¿Y me pregunto, es necesario tener una definición exacta cuando se trata precisamente de uno de los actos más libres, inexplicables y mágicos del individuo?

Me gustaría entonces ver a la creatividad como una disposición que está latente en todos en cualquier etapa de la vida, como una forma de expresión de la libertad infinita de la mente humana, como un proceso de transformación sui géneris en el que el creativo, o creador crece, se transforma también. Y afirmamos que hay una transformación del individuo creador porque en el proceso se ganan experiencias, conocimientos, habilidades, que quedan en nuestro haber para un nuevo emprendimiento del que saldremos más enriquecidos nuevamente.

El interés por la creatividad como área de investigación es relativamente joven. A parte de las menciones tangenciales por parte de los filósofos de la antigüedad, no es hasta los años 40s del siglo pasado que diferentes disciplinas comienzan a abordarla y sistematizarla como un campo del saber, entre ellas los aportes más importantes vienen del campo de la psicología, la pedagogía y más recientemente de la economía por su interés en los procesos de innovación donde la creatividad es la semilla o esencia del proceso.

Los conocimientos sistematizados sobre creatividad permiten su aplicación como una herramienta transdisciplinaria que impacta prácticamente todas las actividades que desarrollamos cotidianamente, convirtiéndola en un catalizador de los procesos de desarrollo de la educación, la economía, las artes, y también y muy importante, de los procesos de cambio del individuo, de sus relaciones, de su desarrollo humano.

Los principios de la creatividad posiblemente sea uno de los temas más difundidos porque son la base para la generación de ideas, si embargo su aplicabilidad alcanza otras esferas de las conductas y de las relaciones humanas que los convierten, a mi modo de ver, en un verdadero tesoro.

Igual ocurre con la sistematización de las fases de un proceso creativo. Por una parte tienen utilidad práctica para desarrollar estrategias, para crear, materializar, innovar, para gestar proyectos. Pero a la vez nos permite examinar nuestras peculiaridades personales en el proceso y por tanto apropiarnos y hacer florecer recursos de nuestro inconsciente para poder utilizarlos de manera consciente en la creación.

Es muy similar el proceso de apropiación cuando entendemos los factores que inciden en la adecuación de un ambiente para que este propicie la creatividad. Entenderlos nos permiten crear espacios coherentes con nuestro deseo y necesidades de crear en el trabajo, en nuestra empresa, y sobre todo en nuestra vida cotidiana.

Quizás una de las preguntas que nos hacemos cuando se habla del tema de la Creatividad es ¿cuán creativo somos?, ¿puedo ser más creativo?, ¿cómo lo consigo?.

Y aunque todos los elementos que conforman el campo del saber de la creatividad son importantes y útiles como herramientas en el quehacer cotidiano, estas preguntas nos conducen a uno de las áreas más importantes en este campo, la identificación de los Bloqueos a la Creatividad.

Si la creatividad es innata, ¿por qué algunas personas no se sienten creativas, o cuando están frente a determinadas tareas no encuentran ideas originales, y más bien sienten que no son capaces de resolver un reto con originalidad? ¿Por qué respondemos una y otra vez ante un problema con las mismas soluciones nada originales si sabemos que nos va a conducir a la misma encrucijada?

Los bloqueos a la creatividad se clasifican como bloqueos perceptivos, emocionales y culturales. Cuando identificamos estos bloqueos podemos ver claramente como los pensamientos, las emociones y las acciones se conducen por ciertos patrones limitantes que no nos permiten desarrollar nuestras capacidades creativas plenamente.

Si bien el primer paso para trabajar y disolver los bloqueos es conocerlos, para identificarlos se requiere una búsqueda profunda a través de un proceso de introspección que muchas veces nos lleva al encuentro de sucesos y situaciones dolorosas.   En nuestra historia personal, cualquiera que esta sea, hay una riqueza extraordinaria de información sobre la forma en que se instalaron determinados patrones mentales, algunos desde edades tempranas, otros en el transcurso de la vida.

Quizás para algunas personas es un viaje sencillo, para otras es más escabroso, pero la recompensa es maravillosa si llevamos el proceso a fondo.   La aplicación de la Programación Neurolingüística a este proceso de descubrimiento le da un dinamismo y profundidad, y sobre todo autenticidad, dado que se hace a través de elicitar los recursos de la mente inconsciente.  No se trata entonces de escuchar un consejo de qué debo hacer para potenciar mis capacidades, o de repetir frases positivas que muchas veces nos lleva a la frustración por la incoherencia con nuestra realidad, sino de descubrir y sacar a la luz los recursos que ya están en uno mismo para cambiar los patrones aprendidos o heredados.

Mi recorrido profesional, y de vida, de alguna manera ha estado guiado por ese interés de explorarme a mi misma, y en los últimos años por estructurar un proyecto a través del cual he ofrecido diversas formas de acompañamiento, de facilitación, a las personas interesadas en su proceso exploratorio y de revelación de su potencial creativos. Creo que el filtro que me llevó desde economista, a artista visual y luego a facilitadora de procesos de cambio, de procesos creativos, es mi pasión por aprender, y por transmitir, por desarrollar la creatividad como parte de mi vida, y compartir el camino que he sistematizado con los que quieran dejar aflorar al máximo su potencial creativo.

Un último factor muy importante en el proceso es la estimulación de la creatividad a través de ejercicios,   dinámicas y también de una forma muy peculiar y divertida que es incorporando prácticas de las artes visuales. Y quizá alguien se diga: “no tengo interés en ser artista,” pero con la creatividad pasa algo muy interesante y es que actúa de manera conectiva, es decir, por la propia fisiología de nuestro cerebro, por la forma en que se desarrollan canales neuronales, cuando estimulamos la creatividad en una actividad, esta de forma conectiva impacta el resto de las actividades que realizamos.

Pero ¿por qué es importante ser creativos? Estamos en una época en que el cambio es lo habitual, y ese cambio es cada vez más acelerado. Las estructuras productivas cambian constantemente, y los mercados laborales son eco de esta evolución. Cada día es más necesario ser independientes, generar nuestros propios espacios, generar incluso nuestros ingresos creativamente.

Y por otra parte el cambio de nuestro entorno es una expresión más de que todo el desarrollo se produce de manera cíclica, así que nosotros como individuos también cambiamos constantemente. Y en el proceso de cambio personal te aseguro que la herramienta más importante es la creatividad.

Ser creativos significa darle valor al juego, a la alegría, a la exploración, significa darte el espacio para explorarte y explorar el momento en que vives, es tener la capacidad de  tomar decisiones de hacia dónde quiero conducirme. Pero sobre todo es darme la oportunidad de experimentar, de renovar una y otra vez el goce de vivir

Trackback from your site.

Leave a comment

You must be logged in to post a comment.


Copyright © 2016